Páginas vistas en total

AHORA o NUNCA

Hagas lo que hagas, seas quien seas, digas lo que digas, sientas lo que sientas, hazlo desde tu libre albedrío. Haz las cosas como si nadie fuera a hacerlas de la misma manera en que tú las haces. Sé tú como si no hubiera nadie que fuera como tú ni hiciera las cosas como tú las haces. Porque es eso, precisamente, lo que el Universo provoca que seas en todo momento.
Debes estar encantado de no ser un clon ni un robot de nada ni de nadie.
Sé tú con todas las consecuencias. Independientemente de que eso te traiga problemas O NO. SÉ TÚ. Sé quién viniste a SER.
Crea lo que quieras y cree lo que quieras.
ERES LIBRE de ser quien quieras SER.

jueves, 8 de marzo de 2012

Infidelidad, un arma destructiva

La integridad tiene un alto precio. Y muchas mujeres abandonan esa integridad por el “calor” de un caballero, aunque este les ponga los cuernos una y otra vez.
La integridad es una cualidad que ha de trabajarse continuamente, y os aseguro que no es nada fácil. Porque este mundo incita a todo, menos a la integridad.
El autoconocimiento es un plus extraordinario para llevar a cabo esa integridad exquisita y auténtica en el día a día.
En las relaciones amorosas, muchos hombres utilizan el “juego” para expandir sus artes amatorias y así van luego como van. Ese juego constante que ya cansa y que a las mujeres íntegras nos cuesta hasta dar puerta, lleva al macho a un estado de ansiedad y de inseguridad tal, que desea proyectarlo en aquellas pocas mujeres que no juegan a nada de nada cuando alguien les interesa de verdad.
Lo malo de jugar con el corazón de alguien, es que, aparte de dañar a la otra persona, pierdes tú y pierdes la oportunidad de saber qué significa amar.
Cuando tratas a tus relaciones amorosas como si fueran objetos inanimados(es decir, que estarán ahí para siempre), es muy posible que jamás llegues a conocer lo que es el amor de verdad.
Porque cuando juegas, pierdes a lo que nunca jugará ni ha jugado: un alma que estaba dispuesta a amarte y que la has perdido gracias a tus jueguecitos. Verbales y no verbales.
Hay mujeres que pueden “perdonar y olvidar” una infidelidad, y varias incluso. Supongo que lo hacen porque no saben quiénes son ni conocen lo que merecen en sus vidas.
Ese perdonar y olvidar se convierte en un contrato que a la larga se pudre y que se convierte en una manera de intercambiar necesidades mutuas, pero jamás respeto, o lo más importante: amor del bueno.
Y todo eso sucede cuando la gente no tiene ni idea de lo que es el amor. Y desgraciadamente, tengo que afirmar que una gran mayoría de hombres está perpetuando que se desconozca el amor verdadero gracias a sus acciones y sus inseguridades latentes.
Lo destrozan con sus manos y luego desean que la responsabilidad recaiga en la mujer que intentó amarles y que ellos desecharon por imbéciles y ciegos.
Lo primero que tienes que hacer para descubrir cuáles son los secretos para amar a alguien, para poder hacerlo, es: reconocer que NO SABES lo que es el amor.
El amor, lo último que causa es daño. Es liberador. Compasivo y visionario.
Y si esas cualidades no están en ti mismo, ¿porqué las exiges a la mujer que ha “de perdonarte” todas tus cabronadas o infidelidades?.
Porque hay que ser muy cabrón para cometer un acto de infidelidad y responder a la mujer que supuestamente “amas”, que nadie es perfecto y que no juzgue las acciones de otros.
Toma irresponsabilidad al poder!!!, y manipulación psicológica debido al MIEDO profundo de estar con una diosa.
Una de las visiones como mujer y como terapeuta que soy y que sigo viendo todos los días en muchos hombres, es esta, que desean SER AMADOS por una diosa, pero jamás darán nada por AMAR a una diosa. Muy pocos hombres están dispuestos a ello.
Les encantan los trofeos y llevarlos de la manita. Pero pocas veces los sentirás que deseen entregarse completamente a estas. Desean presumir de la tia que llevan al lado, pero no presumen del amor que sienten por ellas. Y eso es ...muy transparente.
La infidelidad no es sólo un acto físico engañoso, para nada. Es algo mucho más que eso. Es un disfraz en el cual tapas todos tus miedos y no permites que el otro vea quién eres, quién realmente eres.
Y no me vengais ahora con eso de la lealtad es una cosa y la fidelidad es otra. Para mí son las mismas cualidades disfrazadas de diferentes consonantes y vocales.
Ser fiel a tus pensamientos y tus sentimientos es una alineación constante del alma que eres y del SER que eres, por lo tanto no pueden ir divididos. Van unidos. Si eres íntegro y te alineas a tus valores de vida, a tus creencias más profundas y a tu autoconocimiento real es fácil amar a alguien. Es hermoso. La fragmentación en el ser humano ha hecho que a la gente le dé igual lo que piensen, lo que sienten y lo que hagan mientras podamos hacer lo que nos venga en gana cuando nos venga en gana. Pero eso no es libertad. Dividir todas tus partes porque no te conoces es...vaguería espiritual y victimismo. Si estás fragmentado, será más fácil echarle las culpas a alguien por tus circunstancias, sean cuales sean estas. Y así se perpetua el desconocimiento profundo de lo que significa realmente AMAR.
Pero cuando alguien llena los actos de pobredumbre y de inseguridad constante y de confusión mental, es obvio que una persona íntegra no pueda llevar a cabo ninguna relación profunda y comprometida con ese otro que cree lo que es el amor, cuando no sabe ni quién es, ni a donde va.
Sí, todos cometemos errores. Pero hay errores que se pagan de por vida, porque has destrozado no sólo el corazón de alguien, sino su confianza hacia ti.
La confianza es algo muy frágil, hay que saber cuidarla y hay que saber protegerla. Si no eres capaz de cuidar esa confianza...esta se rompe. Y cuando vienen actos contradictorios y llenos de mentiras y de mierda, te aseguro que jamás podrás volver a recuperar esa confianza que te ha importado un carajo.
La infidelidad, en mi caso, no es perdonada. Yo finiquito a quien intente o lo haga. De hecho, ya tengo el trabajo añadido de perdonarme a mí misma por haber confiado en alguien que no estaba a la altura de mi alma y de mi corazón.
¿Cómo voy a perdonar a alguien al cual le importo una mierda?.
Dime cómo ACTÚAS y te diré CUÁNTO te importo. Ser infiel significa ni más ni menos que ser mentiroso. NO ERES transparente y no sabes lo que quieres. Por lo tanto, mujeres, haceros esta pregunta: ¿deseais seguir mintiéndoos? O ¿deseais ser adoradas?. Elegid.
Si mientes en tus relaciones, ¿qué coño buscas en ellas?.
¿Pagar facturas?, ¿comprar la casita feliz y con el perrito?, ¿aparentar que hay alguien capaz de “amarte”?, ¿fingir que no estás solo o no te sientes solo?, ¿darte valor en el mercado del sexo?. ¿Qué es exactamente lo que desea alguien infiel en una relación estable?. ¿El QUÉ?.
EL AMOR DEBERÍA SER SAGRADO, SAGRADO.
Tu corazón debería ser el lugar más sagrado de la Tierra.
Así que, cuídalo y ten cuidado a quién invitas a él. Es TU RESPONSABILIDAD el que los demás lo respeten o no.
Pero lo sagrado sólo se conoce cuando alguien sabe quién es. Cuando sabe que el corazón es un espacio PURO donde no pueden haber errores garrafales puesto que este es tierno y dulce; es un espacio íntimo, único, y desconocido para la gran mayoría. Un espacio divino, en realidad, el único espacio divino que porta el ser humano.
Si conociéramos qué significa nuestro corazón, llevaríamos cuidado en cómo otorgarlo a otros y cómo mostrarlo. No es un burdel donde la gente pueda convertirlo en un colador sangrante, y de donde todos puedan chupar de esa sangre.
Cargarte la confianza de alguien es pegar un tiro directo al corazón de esa alma. Así que, primero, conócete a ti mismo y conoce lo que es el amor. Y no juegues con lo único que puedes perder: la oportunidad de amar y de ser amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Ella nos ama y eso es suficiente